top of page

Ayuno de Cacao de 3 días: lo que aprendí




La última vez que ayuné así me quedé miedo de volver a hacerlo. Aunque me di cuenta de que cuanto más grande que el dolor, mayores serán los resultados, aun así me dolió como una madre.


¿Por qué? Porque el nivel de toxicidad en mi cuerpo era alto y el sacarlo difícil. Pasé el verano tomando café azucarado, bollería y comida para llevar (toda de origen vegetal, pero gran parte procesada ya que trabajaba en turnos nocturnos y no había mucho disponible (umado al hecho de que tenía dos trabajos y no encuentraba tiempo para cocinar). Lo peor fue el dolor de riñón, no podía dormir y tuve la espalda en agonía durante unos diez días. Sentí náuseas y fiebre, me dolía todo el cuerpo, etc. Pero claro, cuando terminé me sentí increíble, enérgica, lúcida y renovada, así que me interesó saber qué le pasa al cuerpo cuando ayuno.


Mira, me gusta decir, imagínate si comienzas a raspar el interior de los desagües de tu cocina, toda la suciedad y la basura incrustada que a lo largo de los años se acumularon en las tuberías. Imagínate que lo raspas con un cuchillo, quedaría una calcificación negra, dura y asquerosa. Debido a que normalmente tu cuerpo tiene más nutrientes de los que necesita, nunca necesita profundizar en limpiar o devorar lo que está almacenado allí. Pero una vez que ayunas, eso es más o menos lo que sucede: toda la suciedad que dejan los alimentos y las toxinas comienza a salir. Lidiar con eso es difícil para los riñones, son puros desechos tóxicos, literalmente. Por eso duele y también duele la espalda. Es una especie de intoxicación necesaria para hacer una verdadera limpieza profunda. Entonces, una vez que esas toxinas desaparezcan, podrás decir que estás limpio.


Esta vez hice una limpieza con cacao (receta debajo) porque aunque me dispuse a hacer una limpieza con té, mi cuerpo me gritaba cacao. Lo hice como una infusión, pero aún así, el cacao tiene efectos medicinales que mi cuerpo y mi mente sintieron muy vívidamente. El primer día es el más duro, y es cuando notas la auténtica mala costumbre de llevarte cualquier cosa a la boca sin pensar. Lo difícil es el gesto de extender la mano y tener que detenerte, no el hambre en sí mismo. El segundo y tercer día fueron más fáciles porque era una verdad aceptada y no necesitaba restringirme más.


Esta vez no tuve dolores ni enfermedades. Al darme cuenta de que el cacao tiene componentes psicoactivos, me fui a dormir con un ligero subidón que fue delicioso y entretenido. Los principales síntomas que sentí fueron un momento de bajada de energía seguido de altibajos, un poco de fiebre por las mañanas, todo tipo de ruidos en el estómago, algunos incluso los podía hacer voluntariamente, y al final del segundo día podía sentir mi estómago. tratando de comerse a sí mismo, como si estuviera tirando con tanta fuerza que me daban dolores repentinos pero fugaces. Disfruto particularmente estos sentimientos, disfruto sentir cosas que nunca antes había sentido, aunque duelan un poco. Me gusta conocer mi cuerpo y ponerlo a prueba es la mejor manera de hacerlo.


Se hace evidente la claridad de mente, la paciencia y la lentitud de todo. Algo que hice mal la última vez fue que no me preparé completamente. Esta vez me aseguré de no tener mucho trabajo (aparte de la fiesta de cumpleaños de mi hijo, pero afortunadamente mi pareja me ayudó con la mayor parte de la cocina), desconecté mi teléfono tanto como pude y me aseguré de tener tiempo para descansar cuando los picos bajos me llegaban. Pero aquí está el punto: una de las cosas más difíciles es dormir. Pensé que era porque el cuerpo usa tanta energía para digerir que cuando no estás comiendo hay grandes volúmenes de energía no utilizada de sobra. Me dormía tarde, me despertaba aproximadamente cada hora y luego me levantaba muy temprano. La respuesta a esto me llegó hace unos días gracias a un post de un médico africano que no pude volver a encontrar porque lo perdí, pero le preguntaron si era importante dormir, y dijo que dormir básicamente tiene que ver con el ayuno, con la necesidad del cuerpo de ayunar y tomar un descanso de la comida y como los humanos no podemos hacerlo conscientemente el cuerpo lo hace por nosotros. Entonces, si no comes mucho, no hay mucha necesidad de dormir, lo cual es una premisa sorprendente. No habría estado de acuerdo hace un tiempo, pero ahora ya no estoy muy segura, tuve que obligarme a dormir. Entonces, tal vez no comer y no dormir van de la mano, y las personas que afirman no hacer ninguna de las dos cosas han encontrado una manera de liberar la energía natural e infinita del cuerpo despierto.


A menudo escucho a la gente decir "El ayuno no es para mí". Quiero decir que el ayuno es para todos, pero puede que ahora no sea el momento adecuado, o tal vez se necesite más educación o práctica, como el ayuno intermitente. A menudo digo que no eres tú quien habla, sino la toxina de tu cuerpo la que quiere quedarse donde está. Una de mis principales razones para ayunar es deshacerme de parásitos y "entidades" que viven en mi cuerpo y que son difíciles de eliminar de otra manera. Sientes que capas y capas de condicionamiento se derriten y muchas de ellas vienen en forma de toxinas en el cuerpo. Toxinas de los alimentos, del medio ambiente, de otras personas, de muchas cosas.


A veces la compañía puede marcar una gran diferencia, así que la próxima vez que ayune se lo haré saber y podremos unirnos y tener reuniones diarias en línea y mantenerse con los pies en la tierra.


Próxima fecha para el ayuno de cacao de 3 días 31 de mayo / 1 de junio / 2 de junio para prepararnos para el verano, deshacernos de la inflamación y tener la mente despejada para disfrutar la temporada.


Puedes comprar la mezcla de cacao conmigo durante los 3 días y nos reunimos todos los días para conectarnos, empoderarnos y ayudarnos mutuamente a mantenernos firmes. Pruébalo y haz lo que puedas, cada vez puedes hacer un poco más y tu intuición sabe cuando es suficiente.


Mientras tanto, también puedes ver un vídeo que hice hace un tiempo sobre el ayuno.



La comida es medicina, sí, pero la ausencia de ella es mucho más poderosa, de la misma manera que la sanación con sonido es tan curativa, pero el silencio aún más.


Receta de infusión de cacao:

Ingredientes:

1 cucharada de cacao puro y crudo

1 taza de agua de manantial

1 cáscara de naranja

1 cucharadita de jengibre en polvo

1 cucharadita


Mezclar todo en una cacerola y beber. Tomé uno por la mañana, otro al mediodía y otro por la noche si era necesario.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Post: Blog2_Post
bottom of page